La vida que yo veo

Éste es el blog de Javier Pérez, profesor de Lengua y Literatura del IES "Pedro de Ursúa" de Mendillorri (Pamplona)

jueves, 15 de septiembre de 2016

Introducción a la dramática


1. Orígenes de la dramática
2. Estructura del texto dramático
3. Funciones del teatro a lo largo de la historia
4. Subgéneros dramáticos

Tanto el narrar y escuchar historias como el expresar sentimientos se han llevado a cabo desde la más remota antigüedad, por tanto es imposible establecer el origen de la narrativa y la lírica: ambos géneros se han practicado desde tiempo inmemorial, pero no ocurre lo mismo con la dramática, ésta se puede fechar.
 La dramática surge para dar soporte al teatro, así que necesariamente es posterior a éste, que aparece en Grecia en el S. VI a. Xp, en el marco de las fiestas en honor a Baco, dios del vino y la fiesta. Hay diversas historias sobre cómo se introdujo un elemento nuevo en esas celebraciones, pero nos vamos a quedar con que en el momento en que este elemento se utiliza para expresar conflictos tenemos el teatro y cuando esos conflictos se ponen por escrito para orientar a los actores tenemos la dramática.

En el texto dramático distinguimos tres partes: elenco, acotaciones y discurso, ausentes las dos primeras del resto de textos literarios. El elenco es la lista de personajes y a veces, sobre todo si la obra se ha representado hace poco, también la de actores. Las acotaciones son indicaciones tanto de espacio -una al principio de cada división del texto-  como de aspecto y actitud de los personajes, numerosas a lo largo de la obra.
El discurso dramático presenta tres modalidades, diálogo, monólogo y aparte.

La primera función del teatro, tanto en la antigua Grecia como en la Europa bajomedieval, fue la religiosa, pues en ambas épocas el teatro era una ceremonia. Luego vino la función catártica, propia de la tragedia, en la que se crean tensiones para aliviarlas al final. Por el contrario, la función lúdica es característica de la comedia. La función ideológica es importante, hasta el punto de que podemos hablar de un teatro conservador y un teatro progresista, incluso revolucionario. Como todos los espectáculos de masas, el teatro cumple también una función social.

La tragedia presenta un personaje que lucha contra algo más fuerte que él, por lo que necesariamente pierde. En la tragedia clásica se trata de los dioses o el destino, pero en la tragedia moderna, iniciada por Shakespeare, el personaje se enfrenta a una parte de sí mismo. El conflicto en el drama es entre iguales, y por tanto el final es impredecible. La comedia se define por el enfoque humorístico.