La vida que yo veo

Éste es el blog de Javier Pérez, profesor de Lengua y Literatura del IES "Pedro de Ursúa" de Mendillorri (Pamplona)

martes, 7 de junio de 2016

Sobre cierta leyenda

 Tanto en Las 1.001 noches como en el Libro de las Maravillas de Marco Polo hay mención del Ruj, un ave tan enorme que puede remontarse con un elefante entre las garras. Buen ejemplo de hipérbole, sin duda.
 Pero esta leyenda tiene una base real, por extraño que nos parezca. A finales del Pleistoceno y principios del Holoceno hubo en Creta, Rodas, Chipre y otras islas del Mediterráneo una variedad de elefantes enanos que, en estado adulto, no alcanzaba el metro de altura, y una raza de águila real muy superior a las actuales. El resultado es fácil de imaginar.
 Es evidente que este caso no es aplicable a otras muchas leyendas, ya que en ésta el referente histórico es bastante claro. Por eso es mejor pensar que el Caballo de Troya o la caída de los muros de Jericó ante el sonido de las trompetas son simples frutos de la imaginación.

No hay comentarios: