La vida que yo veo

Éste es el blog de Javier Pérez, profesor de Lengua y Literatura del IES "Pedro de Ursúa" de Mendillorri (Pamplona)

lunes, 10 de octubre de 2016

Introducción a la literatura hispanoamericana (I)

 Para empezar a estudiar la literatura hispanoamericana, hemos de ver ciertos rasgos de la realidad de este continente, que no han dejado indiferentes a sus escritores.

   1. Una naturaleza de proporciones desmesuradas, muy diferente de la europea. El Amazonas, la
        pampa, el altiplano... Paisajes inmensos, que no se limitan a la función de marco, sino que con
        frecuencia adquieren protagonismo. Los pasos perdidos, de Alejo Carpentier, o ciertos relatos de
        Horacio Quiroga son un buen ejemplo.

  2. La mezcla de razas. Indios, blancos, negros y diversos mestizos coexisten de forma más o menos
      problemática. Rara es la igualdad de derechos, e invariablemente los blancos mandan. El exterminio de
      los indios fue brutal en Argentina y Chile, mientras que el mestizaje se dio más en Colombia, Venezuela 
      y otros países caribeños. Puede leerse Martín Fierro, del argentino José Hernández y Las lanzas 
      coloradas, del venezolano Arturo Uslar Pietri para comparar ambos hechos.

  3. La desigualdad social, consecuencia de lo anterior. En casi todo el continente las oligarquías
      monopolizan la mayor parte de la riqueza, mientras el pueblo es víctima del hambre y el subdesarrollo.
      La ayuda de EE UU, Inglaterra y Francia a los criollos en la guerra contra España está en el origen de la
     deuda externa que muchos países todavía soportan. La isla de Robinson, de Arturo Uslar Pietri, trata 
     de la dificultad de reconstruir un país tras la guerra.

  4. La inestabilidad política. Las oligarquías generan dictaduras, frecuentemente apoyadas por EE UU y
      no es raro que la sociedad reaccione de forma violenta. (Durante la Guerra fría, Hispanoamérica fue
      escenario de numerosos conflictos entre EE UU y Rusia.) Pero no es raro que la revolución fracase,
      bien por anquilosamiento interno (Cuba), bien por intervencionismo estadounidense (Chile, Nicaragua).
      La muerte de Artemio Cruz, de Carlos Fuentes y La mujer habitada, de Gioconda Belli, son dos de
      las muchas novelas sobre este tema. 


jueves, 15 de septiembre de 2016

Introducción a la dramática


1. Orígenes de la dramática
2. Estructura del texto dramático
3. Funciones del teatro a lo largo de la historia
4. Subgéneros dramáticos

Tanto el narrar y escuchar historias como el expresar sentimientos se han llevado a cabo desde la más remota antigüedad, por tanto es imposible establecer el origen de la narrativa y la lírica: ambos géneros se han practicado desde tiempo inmemorial, pero no ocurre lo mismo con la dramática, ésta se puede fechar.
 La dramática surge para dar soporte al teatro, así que necesariamente es posterior a éste, que aparece en Grecia en el S. VI a. Xp, en el marco de las fiestas en honor a Baco, dios del vino y la fiesta. Hay diversas historias sobre cómo se introdujo un elemento nuevo en esas celebraciones, pero nos vamos a quedar con que en el momento en que este elemento se utiliza para expresar conflictos tenemos el teatro y cuando esos conflictos se ponen por escrito para orientar a los actores tenemos la dramática.

En el texto dramático distinguimos tres partes: elenco, acotaciones y discurso, ausentes las dos primeras del resto de textos literarios. El elenco es la lista de personajes y a veces, sobre todo si la obra se ha representado hace poco, también la de actores. Las acotaciones son indicaciones tanto de espacio -una al principio de cada división del texto-  como de aspecto y actitud de los personajes, numerosas a lo largo de la obra.
El discurso dramático presenta tres modalidades, diálogo, monólogo y aparte.

La primera función del teatro, tanto en la antigua Grecia como en la Europa bajomedieval, fue la religiosa, pues en ambas épocas el teatro era una ceremonia. Luego vino la función catártica, propia de la tragedia, en la que se crean tensiones para aliviarlas al final. Por el contrario, la función lúdica es característica de la comedia. La función ideológica es importante, hasta el punto de que podemos hablar de un teatro conservador y un teatro progresista, incluso revolucionario. Como todos los espectáculos de masas, el teatro cumple también una función social.

La tragedia presenta un personaje que lucha contra algo más fuerte que él, por lo que necesariamente pierde. En la tragedia clásica se trata de los dioses o el destino, pero en la tragedia moderna, iniciada por Shakespeare, el personaje se enfrenta a una parte de sí mismo. El conflicto en el drama es entre iguales, y por tanto el final es impredecible. La comedia se define por el enfoque humorístico.

miércoles, 31 de agosto de 2016

Sobre el presente de indicativo

Este tiempo verbal tiene usos muy diversos, y no todos se refieren al momento presente. Algunos pueden ser:

-presente histórico: responde a la intención de acercar los hechos pasados.

      Colón descubre América en 1492.

     La Revolución Francesa estalla en 1789.

-presente futuro: quiere crear seguridad sobre lo que puede ocurrir o no.

     El mes que viene compro el piso.
 
    ¿Dónde vais este verano?

-presente de mandato: puede resultar más fuerte aún que el imperativo.

    Tú te quedas en casa hasta que volvamos.


Es por tanto lo que se llama un tiempo no marcado, es decir, no limitado a un significado concreto.

jueves, 28 de julio de 2016

La evasión romántica

El escritor romántico, por definición, es un insatisfecho, y esta insatisfacción le lleva a buscar otras realidades distintas de la cotidiana. La evasión, característica esencial de la literatura romántica, puede ser en tres direcciones:

A) en el tiempo: los románticos conservadores tienden a escribir novela histórica, ambientada sobre todo
     en la Edad Media, a la que ven como la época perfecta. El principal ejemplo es Sir Walter Scott, pero
     en  España tenemos a Enrique Gil y Carrasco, Francisco Navarro Villoslada, etc.

B) en el espacio: la búsqueda de lugares exóticos va a ser otra constante. Crece el interés por el mundo
     musulmán, con autores como Nerval, pero también por España: Prosper Merimée, Jan Potocki,
     Washington Irving... Por su parte, Chateaubriand, representante del romanticismo conservador,   
     ambientará sus novelas en América, presentando a los indios como el prototipo del buen salvaje.

C) en la mente: aquí tenemos el que posiblemente sea el género romántico más interesante, la novela
     gótica. Sheridan Le Fanu, Mary Shelley, Théophile Gauthier, y, ya a fin de siglo, H. G. Wells -La isla 
     del doctor Moreau- y Bram Stoker -Drácula- pero sobre todo Edgar Allan Poe, nos irán mostrando
     cómo la mente humana es mucho más variada de lo que se suponía.


En cualquier caso no debemos interpretar necesariamente el concepto de evasión como una huida, puede ser, y lo veremos también en autores modernistas, una búsqueda de raíces. 

jueves, 9 de junio de 2016

Caupolicán

Éste es uno de los sonetos más famosos de Rubén Darío, si no el que más. Se encuentra en Azul (1888), libro clave del Modernismo:

http://www.poemas-del-alma.com/caupolican.htm

Podemos empezar por medir los versos. ¿De qué clase de verso se trata? ¿Coincide con ejemplos anteriores de soneto?

Separa la parte descriptiva de la narrativa. ¿Cómo se reconocen?

¿Qué figuras literarias aparecen? ¿Dónde hay un quiasmo? ¿Y personificaciones? ¿Qué diremos de la adjetivación? ¿Hay hipérbaton? ¿E hipérbole?

¿Qué personajes mitológicos se nombran? ¿A qué tradiciones pertenecen? ¿Cuál puede ser la intención del autor?

¿Qué rasgos de la mentalidad modernista vemos en el poema?

miércoles, 8 de junio de 2016

Un poco de polisemia

A veces encontramos palabras cuyos significados no son especialmente diferentes. Algunos ejemplos:

 ÉTICA: 1. Conjunto de ideas que alguien tiene sobre lo bueno y lo malo.
              2. Aplicación de esas ideas.
              3. Estudio de las mismas.


GRAMÁTICA: 1. Estructura de una lengua.
                            2. Estudio de esa estructura.

MARINA: 1. Conjunto de barcos al servivio de un estado.
                    2. Cuadro que representa el mar.

TÁCTICA: 1. Plan para ganar una batalla.
                     2. Aplicación de ese plan.
                    3. Estudio de cómo se han ganado batallas a lo largo de la historia.

Aquí podemos hablar de polisemia cerrada, pues no sólo hay relación entre varios significados sino que es fácil verla. Pero hay muchos casos de polisemia abierta, que plantean más problemas. ¿Por qué en un banco nos sentamos y en otro guardamos dinero? ¿Qué hace que la pluma sirva para volar y para escribir? ¿Cuál es la causa de que una colonia sea tanto un lugar habitado por invasores o exploradores como un perfume? Aquí la historia de las palabras es un reflejo de la historia externa.

martes, 7 de junio de 2016

Sobre cierta leyenda

 Tanto en Las 1.001 noches como en el Libro de las Maravillas de Marco Polo hay mención del Ruj, un ave tan enorme que puede remontarse con un elefante entre las garras. Buen ejemplo de hipérbole, sin duda.
 Pero esta leyenda tiene una base real, por extraño que nos parezca. A finales del Pleistoceno y principios del Holoceno hubo en Creta, Rodas, Chipre y otras islas del Mediterráneo una variedad de elefantes enanos que, en estado adulto, no alcanzaba el metro de altura, y una raza de águila real muy superior a las actuales. El resultado es fácil de imaginar.
 Es evidente que este caso no es aplicable a otras muchas leyendas, ya que en ésta el referente histórico es bastante claro. Por eso es mejor pensar que el Caballo de Troya o la caída de los muros de Jericó ante el sonido de las trompetas son simples frutos de la imaginación.

jueves, 26 de mayo de 2016

Un poco de vocabulario

    Ayer nos salió la palabra hidalgo, que designaba el grado más bajo de nobleza. Etimológicamente procede de hijo de algo, donde algo, evidentemente, designa una riqueza escasa pero, ¿por qué hijo?
    Se trata de un arabismo semántico. En árabe se llama hijo de una cosa a quien se beneficia de ella, así al ladrón se le llama hijo de la noche (ibn layla), de modo que en castellano, entre otros casos, pasó a llamarse hijo de algo a quien se beneficiaba de una cantidad inferior a las que poseían los nobles propiamente dichos.

miércoles, 25 de mayo de 2016

La comida del hidalgo manchego

 Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lentejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos consumían las tres partes de su hacienda.

  ¿Qué comía Don Quijote? La olla era un guiso de carne con legumbres y el salpicón se preparaba con las sobras de la olla, aderezadas con vinagre, sal y pimienta, así que comer olla  y cenar salpicón era lo más usual para la gente sin muchas posibilidades económicas. Los viernes estaba prohibido comer carne, de suerte que las lentejas eran plato único, y eso se compensaba el sábado con los duelos y quebrantos, es decir, huevos con torreznos. El domingo se celebraba con un palomino, que normalmente sólo los hidalgos poseían palomares.
  Pero vamos a detenernos en el hecho de que la olla contuviera algo más vaca que carnero. Al carnero se le castraba al poco de nacer, lo que hacía que su carne fuera especialmente fina, y se le sacrificaba joven.  En cambio a la vaca no se la mataba mientras siguiera dando leche, de modo que su carne era más basta, pero una sola vaca era mas voluminosa que varios carneros. En suma, la carne de vaca era doblemente barata, por basta y por abundante mientras que la de carnero era doblemente cara, por fina y por escasa. De ese modo nos dice Cervantes que nuestro hidalgo no era especialmente rico, insistiendo luego con que esa comida tan sencilla se llevaba tres cuartas partes de su dinero. Aun así, seguramente gastaba menos en comer que en adquirir novelas de caballerías.











martes, 26 de enero de 2016

La Generación del 27 (II)

  En la trayectoria literaria de la Generación del 27 se suelen distinguir tres etapas, atendiendo a las principales influencias recibidas y a las tendencias poéticas dominantes.

  Cuando empiezan a escribir, en torno a 1920, la influencia de ciertas vanguardias -Futurismo, Ultraísmo, Dadaísmo y, sobre todo, Creacionismo, con Vicente Huidobro- es notable y uno de los escritores españoles más presentes es Ramón Gómez de la Serna, cuya influencia les llevará a una visión lúdica de la poesía. Al mismo tiempo, la admiración por Juan Ramón Jiménez tendrá como efecto la "Poesía pura", es decir, una poesía sorprendente, intelectual, perfecta, fría. Pedro Salinas, Jorge Guillén, Gerardo Diego serán los principales representantes. Buscarán la metáfora inédita, la imagen más audaz, etc. y ello les lleva al fervor por Góngora, pues tres siglos antes, el poeta cordobés había buscado -y logrado- un lenguaje poético radicalmente distinto del habla cotidiana. El homenaje a Góngora en 1927 será el culmen de esta tendencia y la señal de su cercano fin.

  A finales de la década todos acusan el cansancio de la literatura vista como juego, al tiempo que la situación española, europea y mundial -dictaduras, crisis- exige nuevas posturas. Se van distanciando de JRJ, de Ramón, de Huidobro, y conocen a dos poetas hispanoamericanos, Pablo Neruda y César Vallejo, representantes de la poesía comprometida. Además, desde Francia, una nueva vanguardia, el Surrealismo, con André Breton, Paul Éluard, etc.- lanza una nueva consigna: Changer la vie! -transformar la vida- desde postulados marxistas y psicoanalistas. Una ruptura con la alienación y la represión, que empezará con una liberación de la escritura, en la que poetas como García Lorca y Vicente Aleixandre coincidirán con cineastas como Luis Buñuel y pintores como Salvador Dalí. En 1935 Neruda funda en París la revista Caballo verde para la poesía, en la que saldrá el Manifiesto por una poesía impura, es decir, inmersa en las circunstancias del momento. Los poetas del 27 se irán implicando en el mundo en que viven.

 1936 supone un corte brutal. García Lorca es asesinado, la mayoría parte al exilio y sólo Dámaso Alonso y Gerardo Diego permanecen en España. Aunque algunos les acusen de traidores, sufrirán el exilio interior como otros muchos y servirán de enlace con las nuevas generaciones, de las que con el tiempo saldrán Gabriel Celaya, Jaime Gil de Biedma, Luis Rosales, Ángel González, Claudio Rodríguez...
 Separados, cada uno seguirá su andadura en solitario, produciendo una poesía más personal, pero sin distanciarse del compromiso. Cernuda y Salinas mueren en el exilio, pero los demás, al fin, podrán volver a una nueva España que, tras salir de la dictadura, querrá recobrar los referentes perdidos. La concesión del Nobel a Aleixandre en 1977 -a medio siglo del homenaje a Góngora- es el reconocimiento internacional a todos los autores de este Siglo de Plata de la literatura española.

lunes, 18 de enero de 2016

La generación del 27 (I)


 ¿Qué es una generación literaria? Julius Petersen establecía una serie de requisitos -nacimiento en años poco distantes, anquilosamiento de la generación anterior, lenguaje propio, presencia de un guía, acontecimiento que refuerce la unidad- que, muchas veces, en lugar de concentrar, dispersan, así que vamos a buscar una definición que, sin renunciar a ser precisa, sea lo suficientemente inclusiva.

GENERACIÓN: conjunto de autores coetáneos que mantienen relación entre sí y comparten rasgos tanto ideológicos como estilísticos.

 El elenco de autores del 27 varía según quién los estudie, pero hay un cierto consenso en cuanto a los siguientes:

Pedro Salinas
Jorge Guillén
Gerardo Diego
Vicente Aleixandre
Rafael Alberti
Federico García Lorca
Luis Cernuda

Se tiende a excluir a Dámaso Alonso, que, aun siendo muy amigo de los anteriores, no ejerció de poeta al mismo tiempo que éstos. Hay también un grupo más periférico, formado por Juan Larrea, Manuel Altolaguirre y Emilio Prados. También Miguel Hernández mantuvo relación con los poetas del 27, aun diferenciándose mucho de ellos en el estilo.
Esta generación no sólo incluyo literatos, sino también representantes de otras artes, como el cine -Luis Buñuel- y la pintura -Salvador Dalí.

https://es.wikipedia.org/wiki/Generaci%C3%B3n_del_27

http://roble.pntic.mec.es/msanto1/lengua/2g27.htm

http://www.materialesdelengua.org/LITERATURA/HISTORIA_LITERATURA/GENERACION27/generacion27_1.htm