La vida que yo veo

Éste es el blog de Javier Pérez, profesor de Lengua y Literatura del IES "Pedro de Ursúa" de Mendillorri (Pamplona)

lunes, 10 de noviembre de 2014

Compuestos primarios y secundarios


   En castellano hay muchas palabras compuestas, unas con elementos del habla cotidiana (abrelatas, baloncesto, rojinegro) y otras con raíces griegas o latinas que no utilizamos (cardiopatía, introspección, metrópolis). Cuando se forman a partir de dos elementos, hablamos de compuestos primarios.

  Pero también hay compuestos secundarios, cuyo elemento base es otro compuesto. En estos casos, para evitar alargar demasiado la palabra, se suprime el segundo elemento de este compuesto,  y así tenemos:

  automóvil + escuela = autoescuela
  dinosaurio + polis = dinópolis
  geografía + estrategia = geoestrategia
  homosexual + fobia = homofobia
  internet + nauta = internauta
  televisión + adicto = teleadicto

 Este procedimiento resulta facilitado por el hecho de que, en algunos casos, el compuesto originario se use ya abreviado, con sólo el primer elemento:

   Pon la tele.

   Vaya auto que se ha comprado.

 Esta lexicalización del primer elemento ayuda a que el compuesto se entienda más fácilmente.