La vida que yo veo

Éste es el blog de Javier Pérez, profesor de Lengua y Literatura del IES "Pedro de Ursúa" de Mendillorri (Pamplona)

jueves, 23 de enero de 2014

Dos viajeros

¿Coincidieron Odiseo y Eneas en algún momento de sus prolongados viajes por el Mediterráneo? De darse el caso, ¿cómo se habrían tratado?

La isla de Circe, la de los cíclopes, el Estrecho de Mesina (Escila  y Caribdis), las puertas del Hades... Varios lugares por los que pasaron los dos.


miércoles, 22 de enero de 2014

El regreso

 Para un griego del S. VIII a. Xp. el mundo conocido se reducía a su ciudad, las ciudades griegas vecinas y aquellas ciudades bárbaras donde hubiera algún familiar o amigo suyo emigrado. Éstas se hallaban, por lo general, en la costa asiática, y algo menos en Italia y Sicilia. El Mediterráneo occidental seguía siendo un gran desconocido, y no es extraño que en él se situaran todo tipo de seres prodigiosos: cíclopes, sirenas, ninfas, etc. y que quien desafiara estos límites se arriesgase a ser devorado, o convertido en cerdo.




   Este mar terminaba en el estrecho donde Heracles había colocado sus dos columnas como advertencia, y más allá el Jardín de las Hespérides.

   Odiseo ha cruzado todos los límites, y ha vuelto vivo. Para él las sirenas, los cíclopes, Escila y Caribdis, Circe, etc. ya no son personajes de historias escuchadas desde niño, son antagonistas de carne y hueso. Él los ha visto y ha vuelto para contarlo, lo cual tiene, para quienes le escuchan, un doble efecto: los lugares fantásticos y sus guardianes existen, pero no son insuperables. Empieza la edad del hombre.

martes, 21 de enero de 2014

De la fama póstuma

  En el Havamal (Discurso del Altísimo), monólogo perteneciente a la Edda Mayor, el dios Odín emite una serie de dichos que condensa bastante de la visión del mundo de los aniguos escandinavos. Uno de los más conocidos es:

  Muere la riqueza, mueren los parientes, igual morirás tú. Sólo una cosa no muere, y es la fama del muerto.

Unos siglos más tarde y un poco más al sur, la Muerte se dirige a Don Rodrigo Manrique con estas palabras:

No se os haga tan amarga
la batalla temerosa
que esperáis
pues otra vida más larga,
la de la fama gloriosa 
acá dejáís.
Aunque esta vida de honor
tampoco es eternal 
ni verdadera 
mas con todo es muy mejor 
que la otra terrenal 
perecedera.

En el mismo sentido va una de las frases que, en la película, Ulises dirige a Circe:

Si los hombres hablan de mí lo harán con orgullo porque fui uno de ellos.





En suma, el héroe, en cualquier tiempo y lugar, busca dejar un buen recuerdo. Por eso Arriano de Nicomedia (80/95 - 170/180 d. Xp.) nos cuenta que cuando Alejandro desembarcó en Troya corrió alrededor de la tumba de Aquiles y dijo:

-Feliz tú, Aquiles, que en vida tuviste un amigo como Patroclo, y luego un Homero que inmortalizó tu memoria.

Como contrapunto, la frase del propio Aquiles:

-Más vale ser esclavo del campesino más pobre que reinar sobre los muertos.

martes, 14 de enero de 2014

Relaciones léxicas II: el campo semántico


  Habíamos visto las familias de caballo y chaqueta. Otro ejemplo de variedad entre las palabras de una misma familia nos lo dan los derivados de león: leonado es el color del león y leopardo es un pariente suyo, pero leonino ya se aparta un poco más, y, curiosamente, la mayor parte de las palabras de esta raíz son nombres de persona: Leandro, Leónidas, Leoncio, Leonardo, Napoleón...

 


















    Esto nos lleva a establecer una nueva categoría: el campo semántico, es decir, un conjunto de palabras con un significado común, tengan o no la misma raíz. Por seguir con este ejemplo, el único derivado de león que pertenece al campo semántico de los félidos es leopardo, y los otros pueden encuadrarse en varios campos semánticos: el de los colores, el de los caracteres, el de los nombres propios, etc.


  Por cierto, otro derivado de león, éste sí perteneciente al campo semántico de los animales, es camaleón, cuyo irónico significado es león pegado a tierra. Otro ejemplo de las sorpresas que nos puede dar la etimología:

http://lavidaqueyoveo2.blogspot.com.es/2013/07/algunas-etimologias-i.html
http://lavidaqueyoveo2.blogspot.com.es/2013/07/algunas-etimologias-ii.html

 













   En suma, los conjuntos de palabras pueden estructurarse en torno a un lexema -familia-, o bien en torno a una idea -campo semántico. Las palabras de una familia pueden pertenecer a diversos campos semánticos y las de un campo semántico a diversas familias.

sábado, 4 de enero de 2014

Relaciones léxicas I: la familia

  La primera relación que podemos establecer entre palabras es la de familia, que podemos definir como un conjunto de palabras con una raíz común, o como el conjunto de una palabra primitiva y sus derivadas:

 MAR -marear, marino, marisma, marítimo

LEVE -alivio, elevar, levantar, llevar

CABO -acabar, cabeza

  Y muchos más ejemplos, pero nos encontramos con un problema doble. Que los derivados pueden perder el significado originario -o conservarlo si la palabra primitiva lo ha perdido- y que puede haber palabras de otras familias con un significado similar.

   Que caballero pertenece a la familia de caballo es evidente pero, ¿siguen siendo palabras relacionadas? Resulta que a quien monta a caballo ya no le llamamos caballero sino jinete, igual que a la hembra del caballo la llamamos yegua.  Encima el femenino de caballero es dama y el de jinete amazona. (1)












   Tenemos también el caso de chaqueta. Con chaquetilla y chaquetón no hay problema, pero nos sale chaquetero, cambiar de chaqueta, o chaqueta vuelta  y ya no es lo mismo. Añadamos que hay chaquetas con nombres de oficio: cazadora, guerrera, y hasta una chaqueta con nombre de mujer, rebeca. (2)



  En suma, el concepto de familia es genético pero no necesariamente semántico. Habrá que buscar otras relaciones entre las palabras.






(1) Por cierto, jinete es un arabismo, dama proviene del francés y amazona es un término griego de origen iranio. Buen ejemplo de lexicalización de préstamos.

(2) Por la película homónima de Alfred Hitchcock