La vida que yo veo

Éste es el blog de Javier Pérez, profesor de Lengua y Literatura del IES "Pedro de Ursúa" de Mendillorri (Pamplona)

martes, 29 de enero de 2013

TEMAS DE LA POESÍA GOLIARDESCA

Son fundamentalmente tres:

La rueda de la fortuna

 El mundo es cambiante e impredecible, los triunfadores de hoy pueden ser los derrotados de mañana y viceversa, como se dice en esta pieza de los Carmina Burana:

http://www.youtube.com/watch?v=GD3VsesSBsw

El hedonismo

El tempus fugit vuelve a asociarse, como en la época clásica, con el carpe diem: la vida es breve y por eso mismo hay que disfrutarla. El amor y el vino serán temas recurrentes.

En la taberna sentados, 
de la huesa descuidados, 
nos entregamos al juego 
con pasión y sin sosiego. 
Qué se guisa en la taberna 
-el dinero, prenda eterna- 
esto se ha de declarar. 
¡Escuchadme si he de hablar!

La crítica social

Los goliardos, muchos de los cuales son clérigos, siguen siendo creyentes pero ello no les impide criticar la política de la Iglesia, sobre todo en lo tocante al dinero.

domingo, 27 de enero de 2013

Lecturas recomendadas (I)

 Esta entrada es una recomendación a largo plazo, aunque os voy a ir indicando qué libros pueden ser más adecuados a vuestra edad y con cuáles conviene esperar unos años.(Para este verano la cosa está clara: Crónica de una muerte anunciada, de Gabriel García Márquez; La casa de Bernarda Alba de Federico García Lorca y Poesías completas de Antonio Machado.)
 Es a largo plazo también para mí, pues si este blog sigue existiendo dentro de tres o cuatro años -o de diez o doce, que quizás sea mucho pedir- espero encontrarme algún comentario vuestro sobre alguno de los libros que os vaya poniendo. Recordad lo que ha ocurrido con Como agua para chocolate: os habrá gustado o no, pero os ha sorprendido, y con el tiempo, ésos son los libros de los que se tiene mejor recuerdo.


Ya que hemos hablado de  El hombre que pudo reinar, esta novela por un lado es muy entretenida y por otro da pie para hablar de muchas cosas. Además, se lee de un tirón.







Vamos a pasar un poco de la literatura al cine que al fin y al cabo es el gran género narrativo de nuestros tiempos. El director de la película, John Huston, realizó otras muchas adaptaciones de obras literarias, todas ellas magníficas tanto si se basaban en grandes clásicos como en obras de segunda o tercera fila. Como ejemplo de lo primero tenemos,


cómo no,  Moby Dick y en cuanto a lo segundo, esa joya del cine negro que es La jungla de asfalto, así como una de sus obras más famosas, La Reina de África.



Sin lugar a dudas, uno de los mejores cineastas de todo el S. XX.

viernes, 25 de enero de 2013

ROMANCE DE LA LOBA PARDA




                                               



Estando yo en la mi choza,
pintando la mi cayada,
iban altas las cabrillas 
y la luna rebajada.
Mal barruntan las ovejas,
no paran en la majada.


Vide venir siete lobos
por una oscura cañada;
venían echando suertes,
cuál entrará a la majada.





 Le tocó a una loba vieja,
patituerta, cana y parda,
que tenía los colmillos
como puntas de navaja.








Dio tres vueltas al redil
y no pudo sacar nada.
A la otra vuelta que dio
sacó la borrega blanca,
hija de la oveja churra,
nieta de la orejisana,
la que tenían mis amos
para el Domingo de Pascua.



-¡Aquí mis siete cachorros,
aquí perra trujillana,
aquí perro de los hierros,
a correr la loba parda! 
Si me cobráis la borrega,
cenaréis leche y hogaza
y si no me la cobráis
cenaréis de mi cayada.


Los perros tras de la loba
las uñas se esmigajaban.
Siete leguas la corrieron
por unas sierras muy agrias.
Al subir un cotarrito
la loba ya va cansada.


-Tomad, perros, la borrega,
sana y buena como estaba.
-No queremos la borrega
de tu boca alobadada,
que queremos tu pelleja
pa'l pastor una zamarra.
El rabo para correas
para atacarse las bragas.
De la cabeza un zurrón
para meter las cucharas.
Las tripas para vihuelas
para que bailen las damas.







Entre los admiradores de este romance podemos citar al periodista y escritor guadalajareño Antonio Pérez Henares, famoso por sus novelas prehistóricas:

http://blogs.periodistadigital.com/lamarea.php/2011/01/22/p287969

Este romance sirve para ver fundamentalmente dos temas: la estructura de la épica medieval,  y el simbolismo.
Del primero la dicotomía de personajes: el héroe (los perros) y el antagonista (la loba), reforzada con la de espacios, la tierra y lo desconocido. 
El segundo es variado:

-el número 7, que suele significar muchos

-los animales, nada menos que el lobo y el cordero; pero hay otros dos simbolismos asociados a éste:

-el sexo, pues al ser ambos hembras, su simbología es más fuerte (1)

-el color, blanca una y parda la otra

(1) La valoración extrema de lo femenino, tanto en lo bueno como en lo malo, es frecuente en la
       literatura medieval. El principio de la Divina Comedia es un buen ejemplo.

 http://lavidaqueyoveo2.blogspot.com.es/2013/04/infierno-canto-i.html

  

jueves, 24 de enero de 2013

Más del río Araviana

Más del río Araviana


Muchos lugares del interior de España han sido tanto escenario como inspiración de las más diversas historias. Recorrerlos es una buena forma de identificarnos con sus personajes, comprender qué sentían, verlos... Y un lugar privilegiado es, sin duda, la provincia de Soria, campo de batalla durante buena parte de la Edad Media, y luego paisaje con el que Bécquer, Machado, Gerardo Diego, etc. se identificaron especialmente.





http://leti88.blogspot.com.es/2011/11/otono-en-el-rio-araviana.html?showComment=1358974033559#c4647417725455837123

Comentarios


domingo, 13 de enero de 2013

Slovo o polku Igoreve (Cantar de las huestes de Ígor)







Ígor conduce a su ejército hacia el Don. Ya avizoran su desgracia los pájaros en los robles. Los lobos, en los barrancos, presagian la tormenta con sus aullidos. Con su griterío las águilas convocan a las fieras para devorar los huesos. Los zorros ladran a los escudos de color escarlata.

¡Oh, tierra rusa, ya has quedado tras la colina!











Dormita en la estepa el bravo nido de Oleg,
lejos ha volado.
¡No fue engendrado para que le afrentase el halcón,
ni el gavilán, ni tú, cuervo negro, cumano pagano!
Gza huye como un lobo gris,
Koncak sigue sus huellas hacia el gran Don.

Al día siguiente, muy temprano, las albas sangrientas anuncian el amanecer.
 Negras nubes viene desde el mar, a cuatro luminarias quieren ocultar, y tiemblan en su interior azules relámpagos.
¡Sonará un trueno! ¡Caerá una lluvia de flechas sobre el gran Don!
 Aquí las lanzas han de quebrarse, aquí se mellarán las espadas contra los escudos, cerca del gran Don.

¡Oh tierra rusa, tú ya estás tras la colina!





He aquí a los vientos, nietos de Stribog, que soplan flechas desde el mar sobre la valiente hueste de Ígor.
La tierra ruge, los ríos turbios fluyen, el polvo cubre la anchura de los campos.
Las banderas anuncian: ¡Los cumanos vienen desde el Don y desde el mar!
Y por todas partes han rodeado a la hueste rusa.
Los hijos del Diablo, ululando, cerraban los campos mientras los valientes hijos de Rusia los cerraban con sus escudos escarlata.




En efecto, los cumanos atacan a derecha e izquierda, practicando sus viejas tácticas hasta que logran que los rusos rompan su formación; así, lo que era una batalla entre dos     
 ejércitos se transforma en una suma de duelos, en la que los   
  armados a la ligera llevan ventaja.

















A propósito de las tácticas cumanas:

http://lavidaqueyoveo2.blogspot.com.es/2013/02/el-disparo-parto-la-batalla-de-alarcos.html
                                                                           
        
¡Oh Vsévolod, uro furioso!
Estás firme en la pelea,
lanzas flechas contra los paganos,
golpeas sus yelmos con espadas francas.
Donde te arrojaste tú, bravo uro,
yacen las cabezas paganas de los cumanos.
                                                                   
                                                                            



Pero el valor de Ígor, de su hermano Vsévolod y de los guerreros que les acompañan sirve de poco ante la fiereza  y la tenacidad de los cumanos.













Hecho prisionero el príncipe Ígor y aniquilado su ejército, los cumanos celebran la victoria. Varias ciudades rusas serán saqueadas.












Pero Ígor, con la ayuda de un cumano llamado Vlur, logra escapar, frustrando así las esperanzas de los cumanos de obtener por él un buen rescate:

   Vlur robó un caballo y silbó tras el río a medianoche, para dar la señal al príncipe. ¡Ya no está preso el príncipe Ígor!
    Se estremece la tierra, cruje la hierba, se agitan las tiendas cumanas.
    Mientras el príncipe Ígor, como un armiño, se arrojó a los juncos, y como un somormujo al agua.
    Saltó sobre su rápido caballo, y de él se apeó como un gran lobo de patas blancas.
     Se precipitó hacia la pradera del Donec, como el halcón que vuela entre las nubes, y mata gansos y cisnes para el desayuno, la comida y la cena.
   Mientras Ígor volaba como un halcón, como un lobo Vlur corría y se sacudía el rocío helado; ambos reventaron a sus veloces corceles.

LA COMPENSACIÓN DE LA NUTRIA

SOBRE LA Saga de los Volsungos


El principio de esta historia, una de las más trágicas de toda la literatura medieval, nos lo cuenta Snorri Sturluson en el segundo libro de la Edda con el pretexto, como en otras historias del mismo libro, de explicar un kenning. (Metáfora típica de la poesía escandinava.)
 

SKALDSKAPARMAL, VI

¿Cuál es la causa de que se llame al oro compensación de la nutria?

Se dice que cuando los Ases, Odín y Loki y Haenir, fueron a explorar todos los mundos, llegaron a un río y fueron siguiéndolo hasta una cascada, y junto a la cascada había una nutria que había cogido un salmón y se lo comía con los ojos cerrados.
Entonces Loki cogió una piedra y la lanzó contra la cabeza de la nutria. Loki se jactó de haber cazado de un solo golpe una nutria y un salmón. Cogieron entonces al salmón y a la nutria y los llevaron consigo; y llegaron a una alquería,  y entraron. Y el que allí vivía se llama Hreidmar; era muy importante, y un gran jefe. Los Ases pidieron que los albergara allí esa noche, y dijeron que llevaban consigo comida suficiente, y enseñaron al hombre sus piezas. Y cuando Hreidmar vio la nutria llamó a sus hijos, Fáfnir y Regin, y dice que Nutria, su hermano, había sido muerto, y también quiénes lo habían hecho. Van ahora padre e hijos hacia los Ases y les cogen las manos y les atan y dicen que la nutria era hijo de Hreidmar. Los Ases ofrecen un rescate por sus vidas, tanto dinero como el mismo Hreidmar señalara, así se reconciliaron y lo afianzaron con juramentos. Entonces despellejaron a la nutria, Hreidmar cogió la piel y dijo que habrían de llenarla con oro rojo y luego cubrirla por completo. Y ésa sería su compensación. Entonces Odín envió a Loki al mundo de los Elfos negros, y llegó a casa del enano que se llamaba Andvari, era un pez en el agua, y Loki le cogió con las manos y le impuso como rescate por su vida todo el oro que teníe en su casa de roca. Y cuando entran en la casa de roca el enano presentó todo el oro que tenía y que era muchísimo dinero. Entonces el enano esconde rápidamente en la mano un pequeño brazalete; Loki lo vio y le ordenó dejarlo. El enano le pidió que no le quitara el brazalete pero Loki le dijo que no le había de quedar nada, le quitó el brazalete y salió, pero el enano dijo que el brazalete causaría la muerte de quien lo poseyera. Loki respondió que le parecía bien.
 Se marchó y llegó a casa de Hreidmar y le mostró el oro a Odín. Y cuando éste vio el brazalete, le pareció bello y lo apartó del dinero y le pagó a Hreidmar con el oro que llenó la piel de la nutria lo más que pudo, y la levantó cuando estuvo llena. Fue entonces Odín a cubrir la piel con oro, y entonces le dijo a Hreidmar que viera si la piel estaba toda cubierta. Hreidmar miró y observó atentamente, y vio un pelo del bigote descubierto y mandó que lo cubrieran pues de ningún otro modo se reconciliarían. Entonces Odín sacó el brazalete y tapó el pelo del bigote  y dijo que habían pagado la compensación de la nutria. Y cuando Odín había cogido su lanza y Loki sus zapatos y ya no tenían nada que temer, entonces dijo Loki que se haría lo que Andvari había dicho, que ese brazalete y ese oro serían la muerte de quien los poseyera. Y así sucedió. Ahora se dice de todo el oro que se llama compensación de la nutria o pago de los Ases, o metal precioso de la discordia.

STURLUSON, Snorri: Edda

*****************************************************************************

Siete siglos después, Jorge Luis Borges  (1899 - 1986) nos cuenta lo siguiente:


Hasta fines de junio me distrajo la tarea de componer un relato fantástico. Éste encierra dos o tres perífrasis enigmáticas -en lugar de sangre pone agua de la espada; en lugar de oro, lecho de la serpiente- y está escrito en primera persona. El narrador es un asceta que ha renunciado al trato de los hombres  y vive en una suerte de páramo. (Gnitaheidr es el nombre de ese lugar.) Dado el candor y la sencillez de su vida, hay quienes lo juzgan un ángel; ello es una piadosa exageración, porque no hay hombre que esté libre de culpa. Sin ir más lejos, él mismo ha degollado a su padre; bien es verdad que éste era un famoso hechicero que se había apoderado, por artes mágicas, de un tesoro infinito. Resguardar el tesoro de la insana codicia de los humanos es la misión a la que se ha consagrado; día y noche vela sobre él. Pronto, quizá demasiado pronto, esa vigilia tendrá fin: las estrellas le han dicho que ya se ha forjado la espada que la tronchará para siempre. (Gram es el nombre de esa espada.) En un estilo cada vez más tortuoso, pondera el brillo y la flexibilidad de su cuerpo; en algún párrafo habla distraídamente de escamas; en otro dice que el tesoro que guarda es de oro fulgurante y de anillos rojos. Al final entendemos que el asceta es la serpiente Fafnir y el tesoro en que yace, el de los Nibelungos. La aparición de Sigurd corta bruscamente la historia.

BORGES, Jorge Luis: El Zahir

****************************************************************************** 

 Tras matar a Fáfnir y apoderarse de su tesoro, Sigurd despierta a Brynhild, a la que Odín había pinchado con la espina del sueño por conceder la victoria a un guerrero distinto del que él había elegido.

















sábado, 12 de enero de 2013

EL ARTE MUDÉJAR



  Los mudéjares eran los musulmanes que permanecían en tierras conquistadas por los cristianos. Su principal legado es un impresionante conjunto arquitectónico que podemos contemplar en muchas partes de España, sobre todo en Aragón.




En Zaragoza, de cuyo rey Muqtadir fue el Cid  mercenario al ser desterrado, tenemos el palacio de Aljafería, una de las mejores representaciones de este estilo: no es tan famoso como la Alhambra de Granada, pero se puede comparar perfectamente con ella.










A unos cincuenta kilómetros al sur tenemos las ruinas de Belchite, pueblo destruido en la Guerra Civil. En la imagen no se aprecia bien, pero la torre que está más a la derecha conserva buena parte del revestimiento, con esa decoración geométrica típicamente mudéjar.









Un inciso: en las colinas y barrancos cercanos a esta última población, no es raro ver cabras montesas, que han llegado en los últimos años desde la Cordillera Ibérica.



















Y al pie del Moncayo Tarazona, que según la leyenda fue fundada por Hércules en el curso de su décimo trabajo, cuando robó los bueyes de Gerión y para conservarlos tuvo que matar a Caco, para lo que usó una maza hecha, por supuesto, del tronco de un haya del Moncayo.




El ayuntamiento de Tarazona ya no es mudéjar sino renacentista, pero vale la pena verlo, entre otras cosas, por la imagen del héroe en su primer trabajo, el León de Nemea.










 Este estilo no está especialmente representado en Navarra, pero prácticamente en la muga con Aragón tenemos la iglesia de Santa María  Magdalena, en Monteagudo.






DESCRIPTIO PUELLAE





SONETO XXIII

En tanto que de rosa y azucena
se muestra la color en vuestro gesto















y que vuestro mirar ardiente, honesto, 
enciende el corazón y lo refrena,














y en tanto que el cabello que en la vena
del oro se escogió con vuelo presto
por el hermoso cuello blanco, enhiesto,
el viento mueve, esparce y desordena,










coged de vuestra alegre primavera
el dulce fruto antes que el tiempo airado
cubra de nieve la hermosa cumbre.
















marchitará la rosa el viento helado,
todo lo mudará la edad ligera
por no hacer mudanza en su costumbre.


***********************************************************************************

El nacimiento de Venus, de Sandro Botticelli, (1445 - 1510) es un buen ejemplo de cómo la pintura muestra el mismo canon de belleza femenina que la poesía.






 A juzgar por otro cuadro del mismo, Marte y Venus, el canon de belleza masculina tampoco era muy distinto.






El poema De noche, la esposa aclara, de Gioconda Belli (Apogeo, 1998) nos muestra, muy irónicamente, cómo este canon sigue existiendo en nuestros días:

http://www.youtube.com/watch?v=GSpoXsFO15s






 

ROMANCE DE DON RODRIGO DE LARA


A cazar va don Rodrigo, 
y aún don Rodrigo de Lara;
perdido había el azor,
no halla ninguna caza. 







 

Con la gran siesta que hace,
arrimado hase a un haya,
 maldiciendo a Mudarrillo,
hijo de la renegada,
que si a las manos le hubiese,
ahí le sacaría el alma.









El señor estando en esto,
Mudarrillo que asomaba:

-Dios te salve, caballero,
debajo la verde haya.
-Así haga a ti, escudero,
bendita sea tu llegada.
-Dígasme tú, caballero,
¿cómo era la tu gracia?
-A mí dicen don Rodrigo,
y aún don Rodrigo de Lara.
Espero aquí a Mudarrillo, 
hijo de la renegada.
-Si a ti dicen don Rodrigo
y aún don Rodrigo de Lara,
a mí Mudarra González,
hijo de la renegada,
de Gonzalo Gustioz hijo
 y alnado de doña Sancha.





Por hermanos me los hube
los siete infantes de Lara.
Tú los vendiste, traidor,
en el val de Aravïana; 
mas, si Dios a mí me ayuda,
acá dejarás el alma.
-Espéresme, don Mudarra,
que iré a tomar las mis armas.
-El espera que tú diste
a los infantes de Lara.
Aquí morirás, traidor,
enemigo de doña Sancha.








viernes, 11 de enero de 2013

Un tótem





  Como veíamos en el Romance de la loba parda, el simbolismo de los animales, relacionado o no con sus costumbres, es recurrente. El hurón no tiene mucha fama pero resulta especialmente simpático con su cara blanquinegra y su figura esbelta, que se curva de forma tan peculiar cuando cruza el camino de dos saltos o se estira cuando entra a cazar roedores y conejos dentro de sus madrigueras. Esta costumbre ha dado origen al verbo huronear, y por eso podemos hacer de él un símbolo del navegante que recorre internet, entrando en todas aquellas páginas donde cree que pueda haber algo interesante.
 Pero el hurón no sólo es curioso, también es valiente, hasta el punto de que incluso lobos y águilas vacilan en atacarle. Si por casualidad se encuentra con una serpiente, la muerde rápidamente en el cráneo y se limita a mantener la presión. Por muchas vueltas que dé la serpiente, ya está sentenciada.
 Insisto, aunque no esté en la lista de los animales famosos, el hurón merece su valor simbólico, pues despliega dos cualidades, curiosidad y audacia, muy útiles para salir adelante.

POESÍA Y MENTE


  Garcilaso canta a un amor idealizado en el locus amoenus, que es también escenario de la "vida retirada" de Fray Luis de León y de la "noche oscura del alma" de San Juan de la Cruz. Todo muy bonito y a la vez muy convencional, no sólo por el espacio sino también porque los tres, el amante, el asceta  y el místico tienen sus papeles muy claros.

Unas décadas después veremos que Quevedo un día se burla de la nariz de Góngora, otro día lamenta la decadencia de España y otro sueña el amor que incluso tras la muerte sentirán sus cenizas. Por su parte, Lope presume de sus conquistas pero lamenta que Dios va en su busca y él no acaba de decidirse a abrirle las puertas. Y al otro lado del océano Sor Juana Inés de la Cruz nos dirá que se divide entre seguir al que la rechaza  o rechazar al que la sigue.

 Entre la lírica renacentista y la barroca, ¿cuál refleja mejor la complejidad de la mente humana?

 

jueves, 10 de enero de 2013

¿CUÁL ES EL ÁRBOL MÁS TÍPICO DE LOS LUGARES POR DONDE PASÓ EL CID?



SABINA ALBAR
Juniperus thurifera


 Árbol típicamente hispanomagrebí, muy abundante en las regiones asociadas a la vida del Cid, tanto en su provincia natal, Burgos, o en la de sus antagonistas, Palencia, como en varias de las que recorrió: Soria, Guadalajara, Teruel. Precisamente estas tres provincias suman unas 120.000 hectáreas de las más o menos 300.000 que ocupa esta especie.
 De cerca, son sus frutos azules, sus hojas escamosas de ciprés y las manchas blancas y anaranjadas que el liquen pinta sobre su corteza gris lo que la hace inconfundible; de lejos, la formación de ejemplares dispersos, que pueden ser cónicos, achaparrados, rastreros, etc. es otra seña de identidad de este árbol que prospera en aquellos enclaves donde por los extremos del clima, la escasez de lluvias o la poca fertilidad del suelo no se sostienen otras especies.

La búsqueda de esta especie nos puede llevar a muchas localidades que, además, valen también por su patrimonio artístico.

  Podemos empezar por Santo Domingo de Silos (Burgos). Muy cerca, en el cañón del Río Arlanza, entre Covarrubias y Hortigüela, tenemos las ruinas del impresionante monasterio de San Pedro de Arlanza. En él pasaba el conde Fernán González la noche anterior a una batalla y, si vencía, donaba una buena parte del botín, con lo que el monasterio se enriqueció notablemente.




http://saavedrafajardo.um.es/WEB/archivos/NOTAS/RES0009.pdf









 De la provincia de Soria destaca la zona de Calatañazor, al pie de la Sierra de Cabrejas,




así como el Cañón del Río Lobos, con la ermita de San Bartolomé, construida por los templarios:



 


Se suele decir que el mensaje es menos objetivo cuando el emisor está presente, pero tampoco se nota mucho la presencia en este caso.




http://leti88.blogspot.com.es/2011_12_01_archive.html













  Los versos de Antonio Machado están llenos de referencias a los árboles de los campos y montes de Soria: el pino, el haya, el roble, el ciruelo, el manzano, el espino albar y, muy especialmente, la encina, el chopo y el olmo. Pero entre las especies que omite está la sabina, y es raro, porque esta especie no falta en las inmediaciones del Duero.

 http://www.poemadeamor.org/poema-las-encinas/3172


 Tampoco Bécquer la nombra, a no ser que entendamos que las puertas de alerce a las que hace referencia en El Monte de las Ánimas fueran en realidad de madera de sabina.

http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/esp/becquer/rimyley/montede.htm  



A poca distancia se encuentra la villa segoviana de Pedraza.






                                                                                                                                                                                                

En el norte de Palencia, ya en la Cordillera Cantábrica, está el sabinar de Peña Lampa, junto a Velilla de Carrión.

En tierras guadalajareñas, por ejemplo en Peralejos de las Truchas, veremos el contraste entre el páramo donde crecen las sabinas y la frescura del Alto Tajo. Aquí ambientó José Luis Sampedro su novela El río que nos lleva.


 http://es.wikipedia.org/wiki/El_r%C3%ADo_que_nos_lleva




 www.aache.com/alcarrians/sampedro.htm

 http://blog.educastur.es/biblioluces/2012/06/02/musica-y-literatura-el-rio-que-nos-lleva/



 No falta esta especie en un lugar tan al sur como  las lagunas de Ruidera, entre Ciudad Real y Albacete. (A pesar de su nombre, se trata de un enclave realmente silencioso, sólo la parte más turística es un tanto ruidera.)

  

Algunos de los sabinares más norteños de toda España están entre Zaragoza y Huesca, con bastantes ejemplares notables tanto en los Monegros como en la Sierra de Alcubierre. De hecho el nombre de Monegros (Montes Negros) viene del color oscuro con que se veía la zona en los tiempos en que la sabina crecía un poco por todas partes.

















Otros lugares donde podremos ver este árbol son Alcalá de la Selva (Teruel), Buenache de la Sierra (Cuenca), Santiago del Arroyo (Valladolid), Lozoya (Madrid), Crémenes (León), etc.