La vida que yo veo

Éste es el blog de Javier Pérez, profesor de Lengua y Literatura del IES "Pedro de Ursúa" de Mendillorri (Pamplona)

viernes, 25 de octubre de 2013

El criado del rico mercader

 Una de las primeras veces que puse en clase este texto de Jean Cocteau popularizado por Bernardo Atxaga, una alumna dijo que lo había leído en todos los cursos, desde 1º de la ESO, lo cual no me extrañó, pues pocos relatos breves hay que den tanto juego:

http://ficus.pntic.mec.es/~jmas0085/atxaga.htm

 Íbamos a leer Crónica de una muerte anunciada y pensé que este relato ilustraba a la perfección el tema de la inevitabilidad del destino, de cómo quien quiere evitarlo en realidad lo precipita. Por la misma razón lo he puesto en Literatura Universal de 4º como introducción al mito de Edipo: en ambas historias el personaje se dirige, huyendo del destino, al lugar donde éste ha de cumplirse.
 En esta misma asignatura puede usarse para ejemplificar el concepto de microrrelato, junto con La casa de Asterión o Continuidad de los parques:


http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/esp/borges/casade.htm

http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/esp/cortazar/continuidad_de_los_parques.htm

En Creación Literaria de 1º de la ESO he aprovechado este texto para varias actividades:

a) Imaginar una posible continuación.
b) Elaborar un cómic. Así de paso muestran sus habilidades con el dibujo, excelentes en algunos casos.
c) Convertir el texto narrativo en dramático, sustituyendo el discurso del narrador por acotaciones que
    describan el espacio y orienten sobre los personajes.
d) Reescribir el texto desde la perspectiva de un personaje. Aquí deben sustituir al narrador externo y
    omnisciente por uno interno que, evidentemente, sólo puede contar lo que ve. Pero esto para ellos no
    es tan evidente, pues no es raro que cuenten el relato entero, limitándose a cambiar la persona
    narrativa.
e) Tratar algunas cuestiones estructurales, como el concepto de narrador omnisciente, o el tiempo de mitos, leyendas y cuentos. (Por ejemplo, cómo el sintagma Érase una vez sitúa al receptor en un tiempo remoto e impreciso.)

No hay comentarios: