La vida que yo veo

Éste es el blog de Javier Pérez, profesor de Lengua y Literatura del IES "Pedro de Ursúa" de Mendillorri (Pamplona)

martes, 16 de julio de 2013

Cualquier pretexto es bueno

 Los escritores son personas, con sus virtudes y sus defectos, con sus manías, etc. Lo he comprobado hoy mismo: en su artículo en Diario de Navarra, Ramón Irigoyen, a propósito de una carta de Emilia Pardo Bazán a Benito Pérez Galdós, dice que la mayor razón por la que admira a Mario Vargas Llosa es la fobia visceral que éste siente por los roedores, y que él comparte.
 En fin, creo que la principal razón para admirar a Vargas Llosa, si hay alguna, es su calidad literaria. Una fobia visceral  me parece más motivo de rechazo que de admiración, sobre todo si, como es el caso, la fobia parece mostrar un cierto nivel de ignorancia.
 Hay roedores bellos -la ardilla justamente llamada callosciurus-, elegantes -el lirón-, graciosos -la marmota y el ratón-, suministradores tanto de pieles -el castor, la chinchilla, la ardilla siberiana-
como de carne -nuestra rata de agua, cuyo nombre científico el sr. Irigoyen entenderá perfectamente, el carpincho, los conejillos de Indias-,  y así hasta más de mil especies.














  Sí, ya sé que ambos autores, al hablar de roedores, no se refieren a tan numeroso colectivo sino a una especie concreta, la más estrechamente ligada a la civilización, la más antropófila. ¿Se han parado a pensar que esta especie, al fin y al cabo, se alimenta de nuestros desechos? ¿Que somos nosotros mismos los que hemos creado esta plaga? Cierto es que difunde numerosas enfermedades, pero si es por eso no hay que olvidar que el SIDA nos lo ha transmitido nuestro pariente más cercano.

 Y todo esto, al final, no era más que un pretexto para recomendar una novela de hace casi veinte años, en la que este odiado comensal nuestro es protagonista y narrador: La rata, del escritor polaco Andrzej Zaniewski.



 Es un libro breve, que puede leerse en dos tardes. Ilustra a la perfección los conceptos de lucha por la vida y supervivencia del más apto, y abunda en referentes mitológicos.

No hay comentarios: