La vida que yo veo

Éste es el blog de Javier Pérez, profesor de Lengua y Literatura del IES "Pedro de Ursúa" de Mendillorri (Pamplona)

sábado, 6 de abril de 2013

Religión y literatura (II)

 En España el reinado de Carlos I (1517 - 1556) será tolerante y abierto a las influencias europeas, pero la lucha contra el protestantismo hará cambiar la situación y el reinado de Felipe II (1556 - 1598) supondrá una vuelta a posiciones tradicionalistas y cerradas, lo cual tendrá su reflejo en la literatura: al hedonismo pagano e italianizante suceden dos tendencias de corte religioso, la ascética y la mística.

 La ascética busca la retirada del mundo y el dominio de las pasiones y la mística cuenta cómo el alma que ya se ha purificado encuentra a Dios. Son las tres vías: purgativa, iluminativa y unitiva. Los dos principales representantes serán Fray Luis de León (1527 - 1591) y San Juan de la Cruz (1542 - 1591).

 Frente al carpe diem de la primera mitad del siglo, ahora el tópico dominante será el beatus ille -dichoso aquél-, que  también procede de unos versos de Horacio:

Dichoso aquél que lejos de los negocios,  

como la primitiva raza de los mortales,
los campos paternos con sus bueyes ara
sin someterse a la usura.

 Este tópico nos dice que la felicidad no está en tener ni ambicionar, sino en sentirse en paz consigo mismo y en armonía con el resto del mundo. Lo veremos constantemente en los versos de Fray Luis, como por ejemplo éstos que escribió en prisión:

 Aquí la envidia y mentira 
me tuvieron encerrado. 
Dichoso el humilde estado 
del sabio que se retira 
de aqueste mundo malvado 
y con pobre mesa y casa
en el campo deleitoso
con sólo Dios se acompasa
y a solas su vida pasa 
ni envidiado ni envidioso.

 O en su obra más famosa, Oda a la vida retirada:

 Qué descansada vida
la del que huye del mundanal ruïdo
y sigue la escondida
senda por donde han ido
los pocos sabios que en el mundo han sido. 


http://users.ipfw.edu/jehle/poesia/vidareti.htm

De ambos poemas:

-mide los versos y señala la rima
-señala figuras literarias
-presencia del yo lírico
-opinión personal.

No hay comentarios: