La vida que yo veo

Éste es el blog de Javier Pérez, profesor de Lengua y Literatura del IES "Pedro de Ursúa" de Mendillorri (Pamplona)

sábado, 12 de enero de 2013

ROMANCE DE DON RODRIGO DE LARA


A cazar va don Rodrigo, 
y aún don Rodrigo de Lara;
perdido había el azor,
no halla ninguna caza. 







 

Con la gran siesta que hace,
arrimado hase a un haya,
 maldiciendo a Mudarrillo,
hijo de la renegada,
que si a las manos le hubiese,
ahí le sacaría el alma.









El señor estando en esto,
Mudarrillo que asomaba:

-Dios te salve, caballero,
debajo la verde haya.
-Así haga a ti, escudero,
bendita sea tu llegada.
-Dígasme tú, caballero,
¿cómo era la tu gracia?
-A mí dicen don Rodrigo,
y aún don Rodrigo de Lara.
Espero aquí a Mudarrillo, 
hijo de la renegada.
-Si a ti dicen don Rodrigo
y aún don Rodrigo de Lara,
a mí Mudarra González,
hijo de la renegada,
de Gonzalo Gustioz hijo
 y alnado de doña Sancha.





Por hermanos me los hube
los siete infantes de Lara.
Tú los vendiste, traidor,
en el val de Aravïana; 
mas, si Dios a mí me ayuda,
acá dejarás el alma.
-Espéresme, don Mudarra,
que iré a tomar las mis armas.
-El espera que tú diste
a los infantes de Lara.
Aquí morirás, traidor,
enemigo de doña Sancha.








No hay comentarios: