La vida que yo veo

Éste es el blog de Javier Pérez, profesor de Lengua y Literatura del IES "Pedro de Ursúa" de Mendillorri (Pamplona)

sábado, 12 de enero de 2013

EL ARTE MUDÉJAR



  Los mudéjares eran los musulmanes que permanecían en tierras conquistadas por los cristianos. Su principal legado es un impresionante conjunto arquitectónico que podemos contemplar en muchas partes de España, sobre todo en Aragón.




En Zaragoza, de cuyo rey Muqtadir fue el Cid  mercenario al ser desterrado, tenemos el palacio de Aljafería, una de las mejores representaciones de este estilo: no es tan famoso como la Alhambra de Granada, pero se puede comparar perfectamente con ella.










A unos cincuenta kilómetros al sur tenemos las ruinas de Belchite, pueblo destruido en la Guerra Civil. En la imagen no se aprecia bien, pero la torre que está más a la derecha conserva buena parte del revestimiento, con esa decoración geométrica típicamente mudéjar.









Un inciso: en las colinas y barrancos cercanos a esta última población, no es raro ver cabras montesas, que han llegado en los últimos años desde la Cordillera Ibérica.



















Y al pie del Moncayo Tarazona, que según la leyenda fue fundada por Hércules en el curso de su décimo trabajo, cuando robó los bueyes de Gerión y para conservarlos tuvo que matar a Caco, para lo que usó una maza hecha, por supuesto, del tronco de un haya del Moncayo.




El ayuntamiento de Tarazona ya no es mudéjar sino renacentista, pero vale la pena verlo, entre otras cosas, por la imagen del héroe en su primer trabajo, el León de Nemea.










 Este estilo no está especialmente representado en Navarra, pero prácticamente en la muga con Aragón tenemos la iglesia de Santa María  Magdalena, en Monteagudo.






No hay comentarios: